11.18.2005

Recuperando sentidos

Por David Bautista

La esperanza es un recurso inagotable de sentido. Sorprende el hecho de imaginar una humanidad que día con día reconstruye y suministra las dosis necesarias para seguir generando orden y estabilidad social. No podríamos comprender nuestras acciones, conductas y comportamientos sin medir las formas, figuras y profundidades de nuestros sentidos. De hecho, la fuerza motriz que activa y altera los patrones volitivos es la depositaria de sentido de nuestras sociedades.

Recuperar el sentido de nuestras acciones es incorporar la importancia de la vida cotidiana como el espacio-tiempo que construye la historia. La vida cotidiana es el campo donde se libran las batallas del sentido. Imposible interpretar la historia sin estudiar y reflexionar sobre las disposiciones que mueven la capacidad inter-activa de los seres humanos. Ante esto es menester el detenernos y cuestionarnos sobre las fuerzas y tendencias que inducen los comportamientos y las actitudes en las sociedades contemporáneas.

El sentido es una fuerza que se configura en la relación e implicación entre lo personal y lo colectivo donde el contexto limita y determina las posibilidades, los alcances y las estrategias mismas. La recuperación de sentido de nuestra cotidianidad se da en función de develar las fuerzas contextuales que mueven y motivan nuestra activación y participación. La empresa no es fácil ni sencilla; el compromiso ético-crítico debiera ser proporcional a los problemas que como humanidad enfrentamos. La vida en sociedad supone un conjunto de reglas a seguir como patrón regulador de sentidos; como todo juego la sociedad globalizada se hace evidente por sus reglas en donde lo único que podemos ganar o perder en este juego llamado globalización es a nosotros mismos. La vida cotidiana es la trinchera desde donde podemos dotar de nuevos sentidos a nuestras acciones, mismas que van siendo orientadas y dirigidas por el capital económico, el cuál se impone como la única vía para la realización del sentido social intentando desfasar al capital cultural, educativo e intelectual. La lógica del capital económico es muy simple y eficaz cuando supone que quién más posee económicamente tiene a su vez más espacio para recorrer y transitar los mapas urbanos; es decir, tiene más movilidad social. Ante esto, la reivindicación del capital cultural, educativo e intelectual debe sugerir que quién más conocimiento aprehenda y asimile más capacidad poseerá para ver, leer e interpretar la realidad; por lo tanto, más capacidad de elegir, optar y de crear espacios para la auto-determinación que vayan generando simultáneamente nuevos patrones de orden y sentido desde el espacio-tiempo de la vida cotidiana.

Mientras el capital económico no logre erradicar ni sustituir al capital cultural, educativo e intelectual la esperanza de construir una nueva y mejor historia seguirá siendo un recurso inagotable de sentido.

1 comentario:

  1. Anónimo12:56 p.m.

    Hossein Derakshan at Expression Under Repression
    Filed under: Global Voices - Ethan @ 8:29 am Hossein "Hoder" Derakshan tells us that a clear indicator of the power of blogs in Iran is the fact that a 73-year old Ayatollah in Qom is now discovering that he ...
    Find out how to buy and sell anything, like things related to quality assurance highway construction on interest free credit and pay back whenever you want! Exchange FREE ads on any topic, like quality assurance highway construction!

    ResponderEliminar